FANDOM


Muy cerca de un pequeño lago, el conejo veía sus patas delanteras, blancas y suaves como el algodón. No dejaba de mirar su espesa cola y de rascarsu nariz. Tan feliz estaba con su cuerpo que decidió mirarse en el reflejo del lago. corrió hacia la orilla, y una vez en el borde, su figura se dibujo en la superficie del agua. ¡Que hermosa mi cola! ¡que lindas patas! dijo orgulloso. El conejo se acercó un poco más y descubrió su pequeñez. ¡Soy muy lindo, pero demasiado pequeño! grito enojado el conejo. Entonces caminó hacia donde vivía el señor del monte le iba a pedir que lo hiciera más grande, pues ser pequeño no le gustaba. Tres dias despues llegó al monte. Subió con rapidez y en lo más alto encontró al señor del monte rodeado de aves. El conejito se arregló el pelo y las orejas. ¿Que haces aqui? preguntó el señor del monte. Vengo a pedirte que me hagas más grande. Contestó el conejo. El señor del monte pensó un momento y dijo: Al amanecer parate entre esos dos cerros. Cuando el sol haya salido por completo veras cuanto has crecido. El conejo bajó dando brincos y piruetas y esperó a que amaneciera. Poco a poco el sol asomó sus primeros rayos. Entonces se paróentre los cerros y vio reflejada una gran sombra. ¡Que grande soy! gritó y se pusó a brincar de felicidad. Movía las orejas, sacudía la cola y agitaba las patas, mientras miraba a su sombra copiar cada movimiento que hacia ¡Ese soy yo! ¡grandote y veloz! continuó brincando el resto del día, sin darse cuenta de que el sol casi se escondía. Cuando la luz empezó a disminuir, la sombra saltarina se achicó hasta borrarse por completo. En ese momento el conejo entedió que era tan pequeño como al principio, solo su sombra había crecido.