FANDOM


Alba quería un gato pero sus padres no le dejaban tener uno porque los gatos de la tienda costaban mucho dinero, más el veterinario, más su comida y además que su primo Daniel tenía alergia a lo gatos 'se gastarían muchísimo dinero'. Sus dos mejores amigas, Silvia y Eva, le decían que tener un gato era genial. Silvia tenía ocho gatos pero uno lo vendieron y ahora tiene siete. Eva tiene cinco. Alba tuvo que esperar hasta navidad y le dijo a sus padres que quería un gato. El día de Reyes le dejaron un regalo muy especial. Al día siguiente se despertó con un extraño ruido y miró en el árbol de Navidad y había un regalo, lo abrió y ¡Sorpresa! Había un precioso gato. Bueno, era gata, y la llamó Misi. Cuando llegó el día de ir al colegio explicó a Silvia y a Eva que por fin le habían regalado una preciosa gata llamada Misi. Entonces, Eva le preguntó: "¿Cómo es tu gata?" y Alba le contestó: "Es pequeña, tiene rayas marrones, piernas pequeñas y cola corta." Y así Alba fue muy feliz.